Mirando de cerca

Cuando alguien observa un acuario generalmente busca peces de vivaces colores, pululando entre nuestros cinco cristales, cuando no los localiza su expresión cambia y pregunta decepcionado “¿Está vacío? ¿Sólo hay plantas?

Muchos habitantes de nuestros acuarios son sólo visibles al ojo curioso que busca entre plantas, grava y en los rincones más insospechados. Pequeños invertebrados que pueblan por doquier nuestros acuarios. Cuando los vemos por primera vez nuestras reacciones son de lo más diversas y pasan desde la sorpresa y la curiosidad, hasta el rechazo y el deseo de exterminar aquello que no conocemos  y que pensamos que puede dañar a los habitantes de nuestros acuarios.

La perspectiva de este mundo entre cristales cambia cuando lo miramos de cerca, briofitos, algas y toda clase de invertebrados cambian de aspecto cuando nos acercamos con un macro y aunque ni la cámara ni el cámara somos muy buenos me gustaría compartir esta perspectiva diferente de un pequeño acuario de 15l donde los pequeños filamentos de musgo se convierten en praderas sin igual.

O en redes intrincadas que crecen unas sobre otras buscando la luz.

Donde cualquier piedra se convierte en el soporte perfecto para sustentar praderas de algas donde “pastan”, como milimétrico ganado, una pléyade de pequeños crustáceos, posiblemente ostracodos, que de cuando en cuando comienzan a nadar en originales volteretas.

Resultan tan imperceptibles que solo en movimiento se descubren, pero con un poco de ojo, podemos verlos en los sitios mas insospechados, entre la grava por ejemplo.

O de transeúntes sobre las conchas de los moluscos.

Pero no todos estos pequeños habitantes resultan tan sutiles a nuestra vista, otros seres pueblan nuestros acuarios y muchos de ellos presentan aspectos mucho más extravagantes.

Por ejemplo las hidras de agua dulce, que viven ancladas a los cristales, extendiendo sus tentáculos cargados de células urticantes con la esperanza de capturar pequeños organismos que paralizarán y se llevarán a la boca, procederán a digerirlo y expulsarán los restos nuevamente por la boca.

Si bajamos un poco más nuestra mirada entre la grava podemos ver una multitud de caracoles de las más diversas especies que con su rádula raspan la grava y los cristales alimentándose de las algas y los desechos de nuestros acuarios. Donde Melanoides, Planorbis y pequeños Physas se arrastran como pequeños blindados por nuestros acuarios.

La verdad es que resulta curioso lo que una cámara normalita y un ojo curioso pueden encontrar en menos de 15 litros de agua en unos minustos, un acuario pequeño para habitantes pequeños, habitantes que muchas veces son tratados como plagas por gran parte de los aficionados a la acuariofilia, pero que más bien conforman una parte importante de nuestros ecosistemas caseros y digo importante porque a pesar de su tamaño muchos de estos seres desempeñan funciones importantes, siendo la diversidad en nuestros tanque una de ellas.

Para finalizar os quiero mostrar dos últimas fotografías para que os hagais una idea del tamaño de estos invertebrados en comparación con un “Planorbi gigante” en este mismo acuario, que de gigante no tiene nada, es lo que tiene mirar de cerca.

Espero os haya gustado.

Anuncios

4 responses to this post.

  1. Posted by miltonisland on enero 27, 2012 at 2:05 pm

    que bonito, mario!

    Responder

  2. Posted by Anónimo on enero 28, 2012 at 2:01 pm

    Qué preciosidad de post. Un gustazo
    (Soy Lasti, de acuarios.es)

    Responder

  3. buenísimas fotos Mario

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: