Posts Tagged ‘camarones’

Camarones y bajas temperaturas

 

La mayor parte de nuestros esfuerzos para controlar la temperatura en nuestros gambarios se suele centrar durante el verano cuando, en muchos lugares, la temperatura se dispara pudiendo alcanzar temperaturas superiores a los 28ºC algo poco recomendable por lo que debemos recurrir a soluciones como ventiladores, aumentar la escorrentía, modificar el fotoperiodo para evitar la subida de la temperatura o bien recurrir a enfriadores ya sean caseros o comerciales. El caso es que en muchas ocasiones no nos paramos a pensar en que efectos tienen las bajas temperaturas sobre nuestros camarones, aprovechando las bajas temperaturas decidí hacer un experimento con Neocaridina heteropoda al respecto.

SAM_3515Neocaridina heteropoda ovada. Autor guela

 

Muchos de los aficionados a los gambarios habremos leído hasta la extenuación la capacidad de resistencia que esta especie tiene frente a las bajas temperaturas, incluso hay aficionados que mantienen esta especie en estanques o gambarios al aire libre y es cierto que pueden resistir heladas si bien tanto su comportamiento como su elevado índice de reproducción se modifican drásticamente a temperaturas inferiores a los 16 – 17 ºC. Aprovechando la llegada del invierno y como ando con varias urnas vacías me decidí hacer un experimento. Una urna con Neocaridina heteropoda en una habitación con calefacción y con calefactor, con una temperatura media de 21 – 22ºC y otra urna con la misma especie en una habitación que tengo a modo de trastero sin calefactor y con una temperatura que oscilaba entre los 12 – 13ºC de temperatura mínima por la noche  y con unas máximas durante el día de 16 – 17 ºC. Ambas urnas con los mismos parámetros (excepcionando la temperatura) y con el mismo regimen de alimentación y cambios de agua. El experimento ha durado cuatro semanas y la verdad es que los resultados han sido bastante concluyentes.

 

  • En la urna sin calefactor la inestabilidad de los valores de la temperatura así como la baja temperatura daba lugar a una drástica bajada en la actividad de las gambas (especialmente apreciable en las hembras) así como la pérdida parcial de las puestas o en el caso de eclosión un número muy bajo de supervivencia en los primeros días de las crías eclosionadas. Mayoritariamente las hembras permanecían quietas en alguna zona resguardadas del flujo generado por el filtro aunque en los machos esta reducción de actividad no ha resultado tan palpable. Por otra parte, si bien en esto no puedo aseverar mis palabras de forma muy empírica, si que he podido apreciar un incremento en la coloración tanto de los machos como las hembras.

 

  • En la urna con calefactor, la temperatura constante es la clave de que podamos ver a las gambas deambulando bastante activas por todo el gambario rebuscando entre el sustrato y sobre las plantas. Las puestas de las hembras ovadas eran significativamente más abundantes que en la “urna fría” y aunque muchas hembras presentaban una intensa coloración rojiza en los machos tanto el patrón como la coloración eran sutilmente más débiles.

 

En resumen, aunque las conclusiones sean un poco de cajón si queremos mantener un elevado índice de reproducción en nuestros gambarios de camarones del género Neocaridina en invierno es aconsejable el uso de un calefactor en el caso de que la temperatura de la habitación donde los mantenemos baje excesivamente u oscile demasiado. La “urna fría” creo que la dejaré tal y como está hasta finales del invierno pero, o mucho me equivoco, o su población se mantendrá muy cercana al número inicial o como mucho su población crecerá muy ligeramente mientras que el la urna con calefactor presupongo que la reproducción seguirá los patrones habituales de esta especie.

 

 

Anuncios

Especies de peces compatibles con gambas

Esto podría ser perfectamente la continuación de una entrada que hice hace casi ya un año, sobre la compatibilidad de mantener peces con pequeñas gambas y camarones. La verdad es que no es un asunto especialmente sencillo porque la gran mayoría de los invertebrados de agua dulce forman parte, en mayor o menos medida, de la dieta de los peces dulceacuícolas, es por ello que para introducir especies de peces que sean completamente compatibles con nuestras gambas deberemos elegir aquellas especies cuyas dietas sean basicamente detritívoras o vegetarianas. En uno de mis gambarios decidí meter algún pez que pudiera convivir bien con las gambas y más o menos estos son los que barajé.

Gyrinocheilus aymonieri

Foto extraída de Internet

El Gyrinocheilus aymonieri de la familia de los Gyrinocheilidae. En cautiverio esta especie puede alcanzar los 15-17 cm por lo que precisa de acuarios voluminosos. Dada su vivacidad y su tamaño pueden resultar poco cómodos para mezclarlos con invertebrados, siendo juveniles su dieta está basada en algas y vegetales por lo que resulta en ese aspecto una especie adecuada para la compatibilización.

Corydoras pygmaeus

Foto extraída de Internet

Este pequeño siluriforme de la familia callichthydae mide entre 2,5 y 3 cm, característica que lo convierte en un compañero ideal para camarones en tanques de mediano tamaño (de 40L para arriba). Son peces vivaces de cardumen que rastrearán el fondo de nuestro acuario en busca de alimentos. Su alimentación es variada y omnívora pero dado el tamaño de su boca no supondrán ningún peligro para nuestras gambas.

Beaufortia leveretti

Foto extraída de Internet

De la familia balitoridae estos peces con un aplanado drosoventral provienen de China y Vietnam, de promedio en cautiverio miden poco más de cinco centímetros, viven en arroyos por lo que conviene que estén en acuarios de unos 30-40L con una escorrentía media-alta bien oxigenadas, algo que puede resultar inconveniente ya que las corrientes fuertes causan tensión en los camarones, defecto que se compensa con una alimentación vegetal aunque también admite alimentos comerciales.

Gastromyzon punctulatus

Foto extraída de Internet

Otro balitoridae como el anterior, con unos requerimientos y unas características muy similares al B. leveretti.

Hara jerdoni

Foto extraída de Internet

Pequeño sisaridae de unos 3cm de largas espinas en sus aletas. Especie extremadamente tímida y nocturna, de escasa actividad, puede virvir en pequeños volúmenes pero se muestra más activo en acuarios de mayor volúmen. De alimentación omnívora acepta una variedad amplia de alimentos si bien es posible que pueda alimentarse de una gambita recién eclosionada despistadilla, pero dudo que las bajas sean significativas.

Heterandria formosa

Foto extraída de Internet

De la familia poeciliidae, es un pequeño ovovivíparo muy sencillo de mantener de uno 2,5 cm de media. Vive en aguas tranquilas pantanosas con abundante vegetación. Los machos persiguen contantemente a las hembras en un intento de fecundarlas pero estas son capaces de almacenar el esperma durante largos períodos y utilizarlo cuando las condiciones sean óptimas. Son bastante compatibles con los camarones máxime si los mantenemos en acuarios bien plantados, aunque como omnívoros que son si alguna gambita les cabe en la boca puede que la depreden pero no de forma sistemática.

Stiphodon sp.

Foto extraída de Internet

La mayoría de las especies del género Stiphodon resultan adecuadas en convivencia de camarones. De tamaño medio estos Gobiidae son unos grandes consumidores de algas. Los machos de las diferentes especies presentan una hermosa coloración con diferentes patrones y pigmentación. Precisan acuarios de tamaño medio-grande donde puedan alimentarse comodamente de las algas, por contra es un poco dificil de conseguir en el mercado.

Ancistrus sp.

Foto extraída de Internet

Todo un clásico. Estos loricáridos están aplanados dorsoventralmente, presentando una serie de barbillones duros en la parte frontal de su cabeza típicos de su género. Son peces pacíficos con un tamaño que rara vez supera los 12 centímetros por lo que será preciso alojarlos en acuarios de volúmes medio-altos. Basicamente vegetariano aceptará diferentes tipos de evrduras y hortalizas así como  alimento comercial. Para mantener esta especie es conveniente ofrecerle encondites en el acuario y que este presente troncos naturales de los que extraerán la celulosa que necesitan.

Boraras, microrasboras y rasboras

Fotos extraídas de Internet

La típica convinación peces y gambas. Por su pequeño tamaño, colorido y que forman cardúmenes estos pequeños peces pueden ser mantenidos con nuestras gambas, son los peces de moda en nano acuarios, personalmente me son simpáticos pero hasta ahí. Dada la variedad de especies que hay pueden dar mucho juego, para gustos colores.

Poecilia wingei

Foto extraída de Internet

Este poecílido de tamaño pequeño (los machos miden alrededor de 2 cm y las hembras un poco más) presentan una coloración y vivacidad que los convertirá en los reyes del acuario. Son peces fáciles de encontrar que presentarán distintos colores y patrones dependiendo del tipo y de las hibridaciones que determinadas lineas de sangre hayan sufrido. Son peces de sencillo mantenimiento, muy prolíficos, ideales para novatos o aficionados enamorados de estos ovoviviparos. No me voy a extender en su mantenimiento porque hay multitud de fichas subidas en internet, pero cabe decir que son omnívoros pero no suelen depredar a los invertebrados ni a sus propios alevines, aunque hemos de asumir que alguna gamba despistada puede caer.

Otocinclus affinis

Foto extraída de Internet

Estos loricáridos procedentes de la cuenca del Amazonas presentan un cuerpo fusiforme aplastado dorsoventralmente, miden alrededor de los 5 cm y resultan ideales para mantener en acuarios de tamaño medio. Su dieta es mayoritariamente hervívora pudiendose alimentar de algas, vegetales y alimento comercial para peces de fondo. Precisan aguas de buena calidad, con corriente y bien oxigenadas. Su aclimatación puede resultar delicada por lo que se recomienda que se haga lentamente.

Bueno pues hasta aquí llega esta entrada, espero que os haya gustado, seguro que me dejo un montón de especies en el tintero que pudieran ser compatibles con el mantenimiento de camarones de agua dulce pero así a bote pronto no me vienen más a la cabeza, espero que esto os ayude a la hora de elegir peces en el caso de que mantener sólo gambitas no sea de vuestro agrado. ¡Un saludo lectores!

Enfermedad de porcelana o gamba cocida

Buenas, tras mucho tiempo sin actualizar por falta de tiempo (sobre todo por el tema que más adelante vamos a tratar) hoy toca una nueva entrada. Muchas veces nuestras gambas mueren de pronto sin síntomas aparentes pero esta enfermedad, producida por un Thelohania, presenta una sintomatología muy característica.

La enfermedad de porcelana, o porcelain disease en ingles, está producida por un microsporidio que se aloja en los músculos de las gambas. Este organismo unicelular ataca la musculación de los camarones y cangrejos de agua dulce. De rápida propagación y evolución esta enfermedad ataca rapidamente la musculatura del animal infectado expandiéndose rapidamente por todo su cuerpo presentando este una coloración blanquecina lechosa como cuando cocemos una gamba.

Cherry afectada de enfermedad de porcelana

El avance de este microsporidio puede ser muy rápido ya puede acabar con una gamba en uno o dos días. Este parásito unicelular ataca a los músculos de la serie, convirtiendo cada vez más restringido el movimiento de nuestros camarones, los primeros síntomas de la enfermedad son el color blanco lechoso en la cabeza que posteriormente se extiende por todo el cuerpo. Después de unas horas hasta un máximo de un día los camarones pierden su movilidad moviendo solo las patas y los maxilipedos de forma espasmótica y finalmente mueren. Esta fase final es la más delicada ya que los individuos moribundos o muertos son rapidamente carroñeados por sus compañeros produciéndose asi el contagio de unos a otros por tanto para controlar esta enfermedad hay que retirar todos los cadáveres e individuos afectados para evitar contagios por canivalismo.

La cura y el tratamiento

Como ya hemos tratado antes lo primero de todo es mantener el tanque afectado libre de cadáveres y de camarones afectados. Posterior a eso debemos fomentar la mejora de la calidad del agua con cambios de agua abundantes del 50-60% cada dos o tres días, sifonando, alimentado poco pero de buena calidad y fresco y asegurándonos mantener el agua en movimiento pudiendo añadir aire con una bomba para mejorar la circulación. Tomando estas medidas paliativas es muy posible que si detectamos la epidemia en su primera fase podamos salvar buena parte de nuestras gambas.

Tratamientos

Además de lo mencionado anteriormente para mejorar la calidad del agua existen otros tratamientos mencionados en foros especializados

  • Aditar bacterias beneficiosas. Personalmente no soy amigo de panaceas ni de bacterias embotelladas.
  • Añadir las hojas de Terminalia catappa, más información sobre sus propiedades aquí.
  • Intentar mantener una temperatura que no supere los 24ºC sin cambios bruscos ya que el calor fomenta la reproducción de este microsporidio.
  • Algunos autores mencionan la posibilidad de combatir esta enfermedad positivamente con oxalato de verdemalaquita con buenos resultados, si bien no puedo especificar dosis ya que no lo he probado personalmente y la información encontrada es vaga al respecto.
  • El tratamiento bactericidas de amplio espectro como Furanol II de JBL o PolyGuard de Seachem parece dar también bueno resultados, eso si hay que tener en cuenta que elimina la flora bacteriana del filtro y del sustrato de nuestros acuarios por lo que yo aconsejaría su uso combinado con cambios parciales regulares de agua cada tres o cuatro días.

En resumen esta infección se puede controlar eliminando los cadaveres exautisvamente cada día. y no debemos ser tímidos a la hora de aislar individuos afectados porque su tasa de mortalidad de los individuos con síntomas es cercana al 100%