Posts Tagged ‘Impacto’

Energía eólica. Una energía limpia no tan limpia.

 

España ocupa el cuarto puesto del ranking mundial en potencia de energía eólica instalada, con un potencial de 19.500 MW en 2010 y es este país uno de los desarrolladores de las llamadas “energías limpias” aunque ninguna lo es al 100%

¿Por qué digo esto? Bueno pues es de todos sabido que la energía eólica genera una serie de impactos, ya no solo sobre el paisaje, donde genera una marca visual nada desdeñable, si no también genera impactos sobre la fauna y la flora, donde el primero está resultando facilmente cuantificables por diversos estudios de las superficies eólicas afectadas.

 

 

Diversos estudios estiman que los alrededor 18.000 aerogeneradores que hay en España podrían estar causando una mortalidad anual de aves y murciélagos comprendida entre los 6 y 18 millones de aves y murciélagos al año. Por tanto realizando una división muy sencilla y utilizando las cifras más conservadoras obtenemos que cada aerogenerador sesga la vida de casi un ave diariamente (6.000.000/18.000 = 333,33/365 = 0,91) Quizá esta cifra la podemos considerar excesiva o alarmante si bien hay que considerar que teniendo en cuenta que estos recuentos se hacen basándose en el número de cadaveres de aves recogidos en los parques eólicos hay que valorar también que es factible que incluso sea mayor debido a que no siempre se puede censar el cadaver de un ave impactada a tiempo ya que puede ser eliminado rapidamente por carroñeros y carnívoros oportunistas.

 

 

Los grupos de aves más afectados son las rapaces de gran porte, especialmente el buitre leonado (Gyps fulvus), el águila culebrera y el águila calzada y el cernícalo vulgar y primilla, los alaúdidos (alondras) y otras aves de buen porte (géneros Ciconia y Grus) y casi cualquier especie que situe su habitat en zonas abiertas o campos de cultivo donde se suelen instalar estos aerogeneradores.

 

¿Medidas a tomar?

 

Bueno, la verdad es que no es todo malo ya que año tras año se están tomando diversas medidas para minimizar el impacto de los aerogeneradores sobre las poblaciones avícolas, si bien es cierto que estas medidas no se están realizando homogeneamentea nivel nacional. Medidas como la implantación de vigilantes y radares para anticipar parones temporales al presenciar bandadas de aves o para anticiparse a los flujos migratorios si bien estas medidas no son viables en determinadas zonas debido al mayor trasiego de aves impediría el funcionamiento del aerogenerador siendo este inviable por razones económicas. Con todo la mejor manera de evitar o disminuir estas colisiones es prevenirlas mediante estudios consistentes y realizar seguimientos adecuados de las aves muertas por colisión. La mejor forma de evitar estas es estudiar las causas en las que se dan para diseñar medidas que combatan de manera eficaz, ya que aunque España sea lider en el uso de energías “limpias” también lo es biodiversidad.

 

 

Anuncios

Impacto del eucalipto

Muchos de los bosques autóctonos en España han sido sustituidos desde la década de los 50 por empresas de silvicultura por especies alóctonas de rápido crecimiento para la producción maderera, especialmente para la fabricación de papel. Una de estas especies “cultivadas” es el eucalipto, el Eucalyptus globulus.

Los eucaliptales en España no son bosques verdaderos. Es más, a menudo estos han sustituido a los bosques autóctono. Desde las administraciones se habla del beneficio de estos cultivos forestales a la polinización, especialmente la apicultura, pero lo cierto es que las zonas repobladas con ellos pierden buena parte de su funcionalidad ecológica, por ejemplo en el mantenimiento de la biodiversidad. La sustitución de bosques autóctonos por monocultivos de especies alóctonas madereras provoca una disminución drástica de la biodiversidad de estos ecosistemas desplazando especies arbustivas y arbóreas e incluso invadiendo ecosistemas de bosque de ribera ya que las raices superficiales de esta especie están especializadas en la explotación intensa del agua superficial, si a eso le sumamos que generan gran cantidad de material orgánimo agresivo por su acidez, impiden con su competencia de la generación efectiva de un sotobosque. No solo afecta a la biodiversidad de nuestros bosques si no también de nuestro ríos. El eucalipto a pesar de ser una especie de hoja perenne suele tirar buena parte de sus hojas en verano debido al stress hídrico y buena parte de esta materia orgánica termina en nuestros ríos, la diferencia con las especies caducifolias reside en la temporada de la caída de las hojas ya que con el eucalipto coincide, precisamente, con épocas de menor cauda de nuestros ríos y arroyos, por lo que gran cantidad de dicho material queda depositado en los ríos. Algunos estudios han puesto de manifiesto que las hojas del eucalipto presentan polifenoles tóxicos que pueden tener efectos negativos en el desarrollo de determinadas especies.

El daño a la biodiversidad de estos cultivos forestales es evidente, siguiendo el ejemplo del eucalipto se trata, generalmente, de especies pirofíticas, que favorecen la propagación de incendios forestales, con el consiguiente empobrecimiento y erosión del suelo, si a esto se le suman las técnicas de extracción de las madereras provoca que el terreno pierda capacidad de sostener vegetación. El último bombazo de estos monocultivos es el del “El Berrocal”, resumiendo en pocas palabras la intención de plantar estas especies invasivas en espacios protegidos de Huelva, muy cercanos al Parque Nacional de Doñana.

Dentro de la cultura ambiental del ciudadano de a pie se considera que el eucalipto es uno de los máximos causantes de la acidificación y empobrecimiento de los suelos, algo que si bien es cierto hay que matizar que los bosques de eucaliptos autóctonos de Australia están asociados a unos de los mejores suelos del mundo, con una cantidad de nutrientes superior a la media, el empobrecimiento de los suelos por tanto no proviene más por la especie si no por el uso del monocultivo de estos, son las prácticas del aprovechamiento maderero las causantes del empobrecimiento del suelo, los eucaliptales donde se extraen periódicamente madera son los que resultan empobrecidos del suelo. Estudios científicos han demostrado que en suelos pobres como pueden ser los arenales los bosques de eucalipto mejoran la calidad de estos suelos, si bien es un despropósito implantarlo en sustitución de bosques caducifolios como sucede en Asturias o Galicia por el mero aprovechamiento maderero, a pesar de eso ahí sigue vigente el real Decreto 378/1993 que otorga ayudas oficiales al cultivo de eucalipto. Manda huevos que diría Trillo.